Mi aventura en el país de las maravillas

Hoy en la clase de lengua teníamos que escribir un cuento como el de ” Alicia en el país de las maravillas” pero nosotros lo teníamos que inventar.

Ayer estaba sentada en el piso del jardín con mi hermana, ella estaba leyendo una historia que no tenía ni dibujos o personas, era el libro de una descripción de una paisaje que quedaba en el más allá. En la calurosa tarde, subí a un árbol y desde ahí vi a una araña que llevaba puesto un vestido rosa, yo no le di atención y la araña siguió corriendo hasta un pozo y se tiró ahí dentro, yo me quedé pensando unos minutos, baje del árbol y corrí a buscar la araña, estaba interesada por ver a dónde se dirigía, llegue corriendo hasta el pozo y entré, mientras iba bajando, este se convertía en un túnel que daba lugar a un cuarto donde todos sus muebles estaban colgados del techo, era como el mundo del revés, dentro de esa habitación había una puerta a la que por mi altura no alcanzaba a abrir, me puse a investigar para ver qué podría encontrar para poder llegar hasta la puerta, intente saltar para alcanzar la manija pero no llegaba, seguí buscando por la habitación y en dónde estaba la lámpara, un foquito tenía una escritura que decía: “ábreme”, abrí el foco de luz y dentro de este había un caramelo, lo comí porque tenía hambre y volví a intentar saltar para alcanzar la manija, en mi segundo intento, empecé a flotar, agarre la manija y abrí la puerta, sentía que volaba, salí de esa habitación y había un bosque, pude ver a la araña que seguía corriendo; cuando había entrado al bosque, el efecto de gravedad se me había pasado. Perseguí a la araña, pero no la pude alcanzar, cuando deje de perseguirla, no me di cuenta y estaba adentro de una laguna, dentro de la laguna habían unos animales que hablaban, entre estos animales había una liebre, una paloma, un hurón y un venado, yo me acerque a ellos para que me digan a dónde se fue la araña, el hurón se puso a hablar conmigo y me pregunto si tenía mascotas, yo le dije

  • Tengo un perro que le encanta perseguir palomas y liebres.

La paloma y la liebre se sorprendieron y se enojaron, la paloma levantó vuelo y la liebre se fue saltando, el venado dijo

  • “ he visto a la araña irse al castillo de Chapultepec”

Yo dije:

  • Donde queda ese lugar?

El venado respondió:

  • Queda pasando este bosque, unas montañas y un valle, si vas caminando vas a tardar meses.

Unos minutos después el venado dijo:

  • Si quieres te puedo llevar, súbete a mi lomo tardarás menos tiempo.

Subí al lomo del venado, me agarre de sus orejas y comencé a galopar con el venado que se llamaba Tom. En menos de tres haros, como le decía Tom y los otros animales a las horas, llegamos al castillo de Chapultepec, Tom me acompaño a donde estaba la araña porque él también estaba invitado, todos los animales estaban invitados a cualquier fiesta o reunión que se haga, caminamos por un estrecho pasillo que desembocaba en jardín repleto de rosas azules, una especie de flores muy raras, las flores hablaban y se sorprendieron por mi llegada. Después de pasar por las flores parlantes, vimos una mesa en el que la araña estaba sentada en la cabecera con un vaso con té helado, la araña exclamó:

  • Sofía! Por fin has llegado a la reunión, te hemos estado esperando por horas.

Todos los animales que estaban con la araña llevaban sombreros de copa y vestidos graciosos, yo me senté en una silla y comí un pedazo de torta, cuando ya había terminado el pedazo, ya no estaba más en país de las maravillas, estaba devuelta en mi casa sentada en una silla con el mismo pedazo de torta que había comido en el país de las maravillas.

    

Esta entrada fue publicada en 2AC2017, castellano, inicio, lengua. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *